LA CASA DE LA MARCA // ¿por donde empieza el visual merchandising?

Imaginemos una cena en casa con amigos. Queremos que ellos sean bienvenidos desde fuera de la casa, que encuentren estacionamiento para su auto sin problemas, que ubiquen la casa donde será el evento que esté identificada para reconocerla, que el jardín huela a flores y que en la puerta tenga un timbre para poder llamar. Que al momento de recibirlos se encuentren con la persona indicada cálida y de un recibimiento agradable. Sin exageraciones, sin pretenciones… que sean auténticos y amigables.

…”Que al llegar a esa casa lo primero que tenga en mente el anfitrión es: PREPARARTE UN AGRADABLE MOMENTO EN SU COMPAÑÍA, que haga que te liberes de la tensión exterior, de los problemas del trabajo, de lo complicado del tráfico y sea tu espacio como el invitado lo soñó desde que lo invitaste.

Al dar los primeros pasos dentro de la casa tu invitado empiece a recibir mensajes placenteros, un olor a comida que viene desde la cocina (algo que le gusta comer), olor a flores que hay en la mesa… y escuchar de fondo una suave canción de tipo Nina Simone que aunque no la conoce quiere saber quien es…

Comenzar a platicar con recuerdos que le traigan pensamientos divertidos y sean pretexto para alargar el momento.

“Ya tenía tiempo sin verte, pero que bueno que estás con nosotros”

Así es como funciona la experiencia de compra, la casa deberá estar preparada para recibir a los clientes y el primer contacto es clave para comenzarla. ¿Por qué un cliente iba preferir entrar a nuestra tienda? si ahora hay muchas opciones dentro del mercado para comprar. Pues así como pasa con nuestros amigos, hay personas que preferimos ver más que otras. La identificación es la clave, ¿por que voy a tener que entrar en la casa de alguien que no es de mi agrado? ó donde no me tratan bien.

En muchas de las ocasiones entramos a las tiendas por el producto o por la marca pero el trato que recibimos no siempre es el mejor, esto a la larga no causa ningún engagement con el cliente no se establece ningún tipo de relación duradera. Los clientes van solo por el tiempo en el que surga una nueva marca donde encuentre un producto similar pero el trato sea mejor. Engánchalos desde el primer momento y hazle saber a travez de tu trato que te preocupas por ellos.

Que al final de la velada en tu casa se vaya y diga: Que bueno que nos vimos y ojalá se vuelva a repetir muy pronto.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *